16 ene. 2017

Revelaciones del demonio

Habla el presidente de los exorcistas italianos.

Francesco Bamonte.

Un exorcista que está a la vanguardia en la lucha contra el diablo es el padre Francesco Bamonte. El exorcista de la diócesis del Papa dice que “Un comportamiento típico del diablo durante el exorcismo es hablar a menudo acerca de la destrucción y la aniquilación. Todo lo que es bello, bueno, sano, puro y armonioso puede ser burlado y en peligro de extinción y destrucción”, dice el exorcista. 
Particularmente notable es el odio del diablo contra el sacramento del matrimonio, los vínculos familiares y el afecto. 
“Él reacciona muy violentamente cuando se bendice el matrimonio de dos personas casadas o si se les invita a renovar sus votos matrimoniales”, dice Bamonte. 
Francesco Bamonte pertenece a la joven Orden de los Siervos del Corazón Inmaculado de María fundada en 1991; el Cordis Mariae Immaculati Servi es un orden de derecho diocesano. Nacido en 1960, el Padre Bamote fue ordenado sacerdote en 1990. Desde 2012 es Presidente de la Asociación Italiana de Exorcistas.
Inmediatamente después de su ordenación, se dirigió especialmente al Sacramento de la Penitencia para ayudar a las víctimas de las prácticas ocultas. En 1997 se convirtió en miembro de la Asociación Internacional de Exorcistas. Desde 2005 es profesor de la Universidad Pontificia Regina Apostolorum, en Roma, donde dirige el curso sobre Exorcismo y Oración de Liberación. A petición de varios obispos italianos y diócesis extranjeras, él instruye a los seminaristas sobre el tema de ocultismo y exorcismo y sus consiguientes problemas pastorales. También ayuda a los sacerdotes que son nombrados como exorcistas en su diócesis por el obispo.
QUIERE QUE LO ADOREN COMO A DIOS
Recordamos que en la reunión anual, en 2013, el exorcista italiano Bamonte pronunció un discurso notable. Él dijo:
“Una repetición en los exorcismos es la insistente demanda del demonio, que los hombres deben adorarle como si fuera Dios. El demonio no acepta ser criatura, se hace pasar a sí mismo por Dios, y él tiene interés de que la gente le ofrezca a él un culto que pertenece sólo a Dios. Durante el exorcismo, a menudo dice: ‘Oren para mí, pídanme a mí, yo soy dios, yo soy dios. Arrodíllate, cuando es invocado mi nombre. Soy todopoderoso. Llámame.’”

DESTRUCCIÓN DE LO BUENO
Otra característica esencial en el comportamiento del demonio durante el exorcismo, es que es muy común que hable de “destrucción y destrucción.” Todo lo que es “bueno, bello, sano, puro y armonioso” se cubre con mofa por el demonio. Él amenaza con destruirlo todo. El odio especial de las fuerzas demoníacas se aplica al sacramento del matrimonio y de la familia. 
El sacerdote habla de un exorcismo en la que el demonio le dijo:
“No me gusta la forma en que las mujeres están vestidas. Usted debe desnudarse aún más por lo que su sexo debe ser prevalente y pueda destruir a más familias.”
En otros exorcismos, el demonio habló de una manera muy metafórica de los órganos sexuales como el “centro del mundo”.
El diablo responde con “furia”, si el matrimonio de una pareja es bendecida o si los jóvenes quieren ser castos hasta el matrimonio. El diablo maldice esas decisiones de pureza y castidad como “basura”, dice el padre Bamonte.

ABORTO Y SEDUCCIÓN SEXUAL
Una característica sobresaliente de la “personalidad” del diablo es su “odio abismal”.
Él “disfruta con el mal en cualquier forma en que se produce.”
En un exorcismo, exclamó:
“Tomad este libro atroz del Apocalipsis que está escrito acerca de una mujer que da a luz. Yo siempre trato de comer a los niños ¿Sabes cómo…?”
Entonces el diablo describió con palabras aterradoras el asesinato en masa diario de miles de niños no nacidos que son asesinados por el aborto en el útero. También ilustró en todos los detalles, el abuso sexual atroz de los niños. 
Él siempre añade en sus declaraciones espantosas el horrible: “¡Cuánto me gusta eso!”, dice el padre Bamonte.
También dijo que él habló de cómo los jóvenes se destruyen con el uso de drogas o sobre los terroristas suicidas islámicos que se inmolan.

LOS PERVERTIDOS Y BURLADORES
“Es sorprendente, cómo él tuerce todo y vuelve boca abajo convirtiendo el mal en bien y el bien en mal. Cuando le ofrecí a él una reliquia, gritó: ‘¡Qué hedor!’ Es es cómo él lo ve. Con Él, quiere decir Jesucristo, cuyo nombre nunca pronuncia por desprecio y odio. Cuando le mostré un rosario, dijo ‘cadena maldita con la cruz en el extremo’. Cuando lo rocié con agua bendita, los poseídos, el diablo, protestan airadamente: ‘No me puedes lavar con el agua, que apesta y quema’. Cuando dije las palabras sobre un poseído ‘Bendice Señor este hermano’ el diablo gruñó inmediatamente, ‘¡él será condenado, yo lo llevaré al infierno!’”
El exorcista continuó:
“Cuando llegué a las palabras, ‘inimìce fidei, hostis, umani generis, adducto mortis’ en el curso de una exoricismo, el demonio dio toda su devoción por el mal y para que el mal sea reconocido: ‘el poder del mal será nuestro altar en el que vamos a sacrificar la vida de tus malditos hijos e hijas en este altar, vamos a derramar la sangre de tus malditos hijos e hijas. Hay un dios para los que odian, y ese dios es mi dios’“

“EL ODIO DE LA GENTE ME ALIMENTA”
El diablo muestra su verdadera cara durante los exorcismos. Él debe ser visto para revelarse a sí mismo tal como es, como quien constantemente quiere dividir a la gente en contra de unos a otros. Él goza del odio entre las personas y anhela la malignidad humana.
“este es el alimento que me nutre y me fortalece”, le había contestado una vez, dijo Bamonte.
“Muchas veces”, dice el exorcista, “he oído al demonio en perfecto acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia que el mal es una decisión libre de un hombre. Él también tuvo que admitir que él no puede hacer nada en contra de la voluntad del hombre, si él se opone a la gracia que lo apoya. Él es, como lo explica claramente una y otra vez, el gran tentador que quiere tentar a la gente siempre: ‘Nuestro deber es tentar, siempre, a cualquier persona, en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia. Algunos son atrapados en nuestra red, algunos para siempre’.
EL PODER DE LA ORACIÓN Y DE LA SAGRADA LITURGIA
El exorcismo demuestra la potencia inmediata de la oración, dice el exorcista de la diócesis de Roma.
“El exorcismo es una acción litúrgica y por lo tanto una oración de la Iglesia. El exorcista no hace nada en su propio nombre, sino todo en el nombre de Jesucristo y de la Iglesia. Cuando vemos lo mucho que este rito perturba al diablo y los demonios y lo derrota, entonces nos damos cuenta de todas las otras acciones litúrgicas de la Iglesia, la oración y la gracia que ellas obtienen en forma más potente. Eso realmente nos debe animar a orar, a hacer uso de los Sacramentos, acudir a la Santa Misa”. 
“En un exorcismo, el demonio tuvo que admitir, ‘aparentemente obligado por Dios’ y decir: ‘Si ustedes vivieran de rodillas delante de Él y le adoran y cantan alabanzas, como lo hacen los ángeles, no tendríamos todo el poder, el que usted nos da sobre usted’“.

12 ene. 2017

Tentaciones y demás...

Entendemos por demonologia, como el estudio sobre la naturaleza y cualidades de los demonios. En el post de hoy voy a escribir sobre las definiciones de las acciones de los demonios con relación a nosotros.

El sacerdote español José Antonio Fortea, lo define de la siguiente manera;

Frente a los ataques preternaturales (demoníacos), podemos citar tres tipos de maneras esenciales en las que las entidades atacan a los hombres;

  1. .- La tentación.
  2. .- La influencia externa.
  3. .- La influencia interna.

1.- La tentación

Es la manera mas constante como nos ataca el demonio. Consiste en la constante influencia en sus asedios, invitaciones, sugerencias, y esfuerzos por hacernos caer en el pecado. La tentación es la lucha cotidiana en la que el cristiano tiene que enfrentar al maligno. El demonio se vale de personas, situaciones, cosas; de pensamientos, deseos, de lo que es un deleite a los sentidos, etc, con el fin de debilitarnos y hacernos caer.

Para contrarrestar estas acciones demoníacas, se recomienda; 

Oración diaria, vida sacramental, lectura de la Palabra de Dios (Bíblia) rezar el santo rosario, caridad y ayuno.

2.- La influencia externa

Antes se le conocía como opresión o vejación demoníaca. Los exorcistas han concluido que llamarle influencia externa es mas preciso. Esta consiste en un ataque mas frontal por parte del demonio. Se confirma  este tipo de influencia cuando la persona ve sombras, escucha ruidos, ve bultos, figuras o siluetas, siente que le tocan; hay plagas de bichos, como cucarachas o gusanos, etc. Se llama externa , precisamente porque se ve, se percibe con los sentidos y otros pueden ser testigos de ello.

Para contrarrestar estas acciones demoníacas, se recomienda;

Oración de liberación, que puede realizar un sacerdote o uno o mas laicos con un equipo de liberación. Según el tipo de influencia, el equipo de liberación determina el proceso de acompañamiento y oración que se necesitan.

3.- La influencia interna

Este tipo de influencia era conocido como obsesión demoníaca. Consiste en un ataque frontal del demonio pero vailéndose de la sensibilidad de la persona, exacerbándola de tal manera que la persona sufre de forma interna, psicológica. Puede manifestarse por medio de visiones y sueños, de enfermedades inexplicables, sentimientos de frustración, agudos, de rabia, odio, soberbia, ansiedad extrema, deseos de suicidio, y/o voces que le invitan a tal cosa o a hacerle daño a otras personas, etc.

Para contrarrestar estas acciones demoníacas, se recomienda;

Oración de liberación, que puede realizar un sacerdote o uno o mas laicos con un equipo de liberación. Según el tipo de influencia, el equipo de liberación determina el proceso de acompañamiento y oración que se necesitan.

Hay una cuarta forma de ataque del demonio, que es la posesión. Esta es menos frecuente y de hecho los exorcistas afirman que de cada 100 casos, solo uno o dos son posesiones reales. Siempre las personas son mas afectadas por influencias variadas. Y cada influencia puede abarcar distintos o mas fenómenos o signos que los mencionados aquí.

La posesión consiste en un ataque directo sobre la persona por parte del demonio; éste adquiere poder de controlar la voluntad de la persona, pero no puede dañar el alma o la parte espiritual. Controla el ser el cuerpo y los pensamientos, pero el íntimo vínculo con Dios le es intocable.

Para contrarrestar estas acciones demoníacas, se recomienda;

Exorcismo, realizado solo por un sacerdote debidamente autorizado por el obispo.


Post realizado por un colaborador del sacerdote Fortea.

23 dic. 2016

Un exorcista comentó..



El suyo no es el horario de un sacerdote al uso. Se levanta al alba, dedica «unas cuantas horitas a la oración» y después comienza su labor de exorcista. «Desde las once de la mañana hasta las nueve de la noche, literalmente sin parar», puntualiza.

 Después, la misa, «y luego siempre tengo una, dos, tres personas más».  

Hay muchos casos El sacerdote es enjuto, de sonrisa afable y hablar pausado, con el cabello oscuro como sus vestimentas clericales. 

¿Realmente hay tantos casos de personas poseídas o, al menos, infestadas por Satanás, como para dedicar 12 horas al día? «Sí, sí», responde el sacerdote con mansedumbre. 

«Y hay de todo: jóvenes hay muchos», agrega, «incluso niños». «Son personas que están por formarse; tienen toda una vida por delante, una vida que se puede torcer o enderezar, y quizás por eso siento una especial solicitud por mi parte hacia ellos», confiesa. 

El exorcista no es ingenuo: sabe que no todos los que vienen a él «son casos de posesión». Aun así, «la oración, el exorcismo, están destinadas a apartar, a alejar al demonio de la vida de una persona, pues tiene un poder liberador importante».


Se trata de una «herramienta» eficaz «para todos», especialmente «para las personas con heridas, con esclavitudes», ya que «les devuelve la libertad».  

Cara a cara con Satanás  Se le asignó «para ejercer como exorcista de la catedral». «Yo no me lo he propuesto; Dios ha ido configurando mi vida así y ya está», resuelve. Ahora que es exorcista, contempla «más cercanamente y más cara a cara al diablo».

 Se trata de «una criatura cuya maldad y odio contra Dios y los hombres es difícil de comprender», afirma. 

Satanás, «puede aparecer con un rostro inocente o grotesco, pero detrás de ello se esconde una maldad, una inteligencia y un endurecimiento difícil de imaginar». 

Una de las armas contra el diablo es invocar la protección de la Virgen.

«Hay muchos demonios que no soportan el Avemaría; muchos, muchos», explica. «Sobre todo el rezo repetitivo del Avemaría, que expulsa a muchos demonios, a muchísimos demonios», subraya. 

Ser exorcista no es un «título». «¡Que no quede exaltada la persona, sino la obra de Dios!, ¿eh?», exclama. 

No se limita a su oficio de exorcista. Ha peregrinado desde Madrid a pie –sin dinero y comiendo de lo que le da la gente– a Santiago y a Covadonga; a Roma y Loreto (Italia); a Lourdes (Francia); a Jerusalén y a Czestochowa (Polonia). Siempre dedica en verano varias semanas, incluso meses, a peregrinar. 

«Lo más bonito es la experiencia del abandono, el ofrecimiento al amor de Dios que hay en abandonarlo todo, en no tener ningún otro recurso fuera de Dios, en vivir a la intemperie... En fin, todo eso», confiesa. 

«No espero nada de este mundo», sentencia el sacerdote. «La esperanza teologal es la que se apoya sólo en Dios, en el modo de ser de Dios, en la bondad de Dios, en su amor, no en nada humano», prosigue. 

De joven pensó en dedicarse a la Química y a la Física. «Pero, luego, Él me fue atrayendo hasta que comprendí que mi vida tenía que dársela a Dios», explica. 

El sacerdote no tiene reparos en abrir su corazón: «Recuerdo salir muchas noches para estar a solas con Dios y no poder dormir sin saber cuál era la causa de mi angustia y así pasar muchos años y muchas horas de estar a solas con Él y de haber conocido el dolor y la angustia». «Aquí nació mi vocación a la oración, porque sólo encontraba la paz en Dios, a solas con Él en la capilla», apostilla. «Ahora soy sólo oración; no hago otra cosa que rezar por los demás», concluye.

20 dic. 2016

De satanista a evangelizador cristiano

Se convirtió al mirar fijamente un Crucifijo y ahora alerta de las formas de captación.

Cada vez más jóvenes caen en las redes de las sectas satánicas. Estos grupos saben que los adolescentes están siempre en búsqueda y abiertos a experimentar y dejarse llevar por otros. El que hace esta reflexión, el mexicano-estadounidense D. A, sabe muy bien de lo que habla pues durante años estuvo inmerso en esta vida que mezclaba el culto a Satanás con técnicas criminales.

D. A. ha pasado de ser un destructor de la Iglesia Católica a ser uno de los principales líderes católicos del sur de California realizando una labor de evangelización enorme en las diócesis de San Bernardino y en la Archidiócesis de Los Ángeles. Lo hace junto a su mujer María, con la que tiene tres hijos, a través del apostolado Profetas de Esperanza en el que forma a líderes en defensa de la fe católica.

Pero el proceso de cambio de la oscuridad a la luz fue duro y radical.

Todo comenzó con la mala influencia de sus compañeros de colegio
Arias llegó a Estados Unidos cuando tenía 16 años y se instaló junto a su familia en la región de San Fernando, en el valle de Los Ángeles. Una vez en el colegio, algunos de los compañeros que conoció le introdujeron en la Ouija para así comunicarse con los espíritus. De hecho, esta práctica está muy extendida entre los adolescentes. Para él al principio no era más que un juego al igual que el ir de noche a los cementerios. Pero pronto la cosa se fue poniendo más seria.




 Muchos jóvenes 'juegan' a la ouija sin ser conscientes de los riesgos que realmente entraña

 De ahí pasó ser invitado a reuniones “subterráneas” en las que abundaba la promiscuidad sexual y el abuso de drogas y alcohol hasta que por fin pasó a formar parte de la “iglesia de Satanás”.

D. A. definía a un satanista como alguien que “rechaza, odia y maldice a Dios”. Explicaba que el grupo satánico al que él pertenecía estaba compuesto por unos 80 miembros en el que había ‘sacerdotes’ satánicos y una vez al mes se reunían para hacer “misas negras”.

Realizaban sacrificios humanos

 
Este hombre, que ahora supera los 40 años pero que entonces era un adolescente, afirmaba que su grupo satánico mantuvo un perfil muy bajo sin llamar la atención puesto que estaban involucrados en una amplia gama de actividad criminales que iban desde el consumo de drogas hasta la violación e incluso asesinatos.


Él mismo revelaba los tres niveles que había en el grupo satánico al que pertenecía:

-Primero: los principiantes se limitaban a observar los distintos rituales satánicos.

-Segundo: los miembros más experimentados participaban en sacrificios de animales como ratas o gatos, cuyos rituales incluían el beber su sangre y proferir maldiciones sobre personas.

-Tercero: los líderes del grupo realizaban sacrificios humanos. Las personas asesinadas podían ser adolescentes “descontroladas” o los bebés de las mujeres del grupo que habían quedado embarazadas.

En su relato sobre el funcionamiento de estos grupos satánicos, D. A. añadía que en el suyo había personas de todas las edades, él fue de los más jóvenes en ser captado, y de todas las razas. Muchos de ellos vestían al estilo conocido como “gótico”, completamente de de negro y con los labios pintados de ese mismo color. Sin embargo, otros miembros vestían normal y trabajaban como médicos, abogados o ingenieros. 




D. A. relataba que muchos de los miembros de la secta vestían al estilo "gótico"

Los adolescentes, objetivos de las sectas
Dada las actividades ilegales que realizaban, todos los miembros habían sido advertidos de que cualquiera que revelara lo que allí ocurría sería asesinado.

Mientras tanto, el proceso de captación de nuevos miembros, que a su vez podían ser víctimas para el sacrificio, era constante. Y aquí las chicas jóvenes eran un objetivo prioritario porque podrían ser embarazadas para sacrificar a sus bebés en los rituales. “Los adolescentes están buscando algo y están abiertos a la experimentación. Era fácil atraerlos y luego engancharles al sexo o a las drogas”, contaba David.

La mirada a Cristo crucificado que le sacó de la oscuridad
Este mexicano afincado en EEUU estuvo en este grupo durante más de cuatro años hasta que de repente algo empezó a cambiar en él. Había sido educado en una familia católica pero no había ni rastro de su fe. Sin embargo, “se sentía vacío” en su interior con la vida que llevaba y ese sentimiento crecía día a día.

Un día caminaba sin rumbo con ese “vacio interior” cuando se topó con una iglesia católica y decidió entrar en ella. Se quedó fijamente mirando a Cristo crucificado y lanzó un desafío a Dios: “¿me puedes ofrecer algo mejor que Satanás?”.

De satanista a celoso evangelizador
Desde ese mismo instante su vida empezó a cambiar y vio el sinsentido de la vida que llevaba por lo que decidió abandonar esta secta aunque esto era algo muy peligroso porque incluso podrían matarle. Pero este valor que le infundió la imagen de la Cruz le llevó a dar el paso y lo primero que hizo fue abandonar el Valle de San Fernando, en el que vivía su familia, y se trasladó a San Bernardino, lejos de los miembros del grupo satánico.

Allí comenzó una nueva vida. Empezó a asistir a la Iglesia y a utilizar los Sacramentos, conoció  a una chica y se casó. Ahora tiene tres hijos. Y ahora todo el tiempo libre que tiene lo dedica a la evangelización y advirtiendo sobre el ocultismo y el satanismo.




El rezo del Rosario es un antídoto muy útil contra Satanás

¡Alerta, padres!
“Los padres tienen que ser conscientes de lo que están haciendo sus hijos. Hoy en día, los niños tienen fácil acceso a muchas cosas que son perjudiciales”, indicaba Arias durante la entrevista.

Sobre la influencia demoníaca en la sociedad actual, este exsatanista lo tiene claro: “el Maligno quiere sacrificios humanos, y los abortos son sacrificios” y recuerda que uno de los miembros de la secta era un médico abortista.
Además, D. A. aconsejaba como luchar contra Satanás y para ello ofrecía su experiencia propia: ir regularmente a misa y recibir la comunión pues incluso los satanistas reconocen que ahí está el Cuerpo de Cristo y por ello intentan robar las Sagradas Formas.

El Rosario asusta al mal
También hablaba de la importancia de la confesión frecuente y del rezo del Rosario: “cuando alguien reza el Rosario, el Mal se asusta”.

Y mientras tanto vive sin miedo ante las posibles represalias de los satanistas con los que convivió: “El Señor está conmigo, con Él no tengo nada que temer”.

17 dic. 2016

Décima sesión de exorcismo


El décimo exorcismo de Rosa fue fijado para el cuatro de julio.


Yo estaba decidido a grabarlo y seguir esta historia hasta su fin, por mucho tiempo que pudiera tomar y a cualquier conclusión.

Llegué a Roma para enterarme el día tres de que Rosa había cancelado su cita con el Padre Amorth.

Cuando Francesco [traductor y asistente de Friedkin] le habló por teléfono, le dijo que no se sentía a la altura.

Ella reprogramaría su cita cuando se sintiera mejor.

Francesco le preguntó si, como yo había venido a Roma, podíamos filmar algunas imágenes de fondo con ella, para mostrar lo que parecía ser su vida normal con su familia, amigos y su novio, Giuliano.

Ella estuvo de acuerdo, y fijamos un tiempo para reunirnos en Roma el 5 de julio.
El día anterior, volví a visitar al padre Amorth en su residencia.

Hizo hincapié en que creía que Rosa era una de esas raras víctimas de la posesión demoníaca, que su infestación se agravó por la maldición de su hermano y su novia.

El Padre Amorth me dijo que incluso cuando Rosa parece normal experimenta sufrimiento mental.

Después de su noveno exorcismo, hubo alguna mejora, pero ella no está liberada. Tal vez no sea yo quien tenga éxito con ella”, dijo suavemente.

Hay alguien que planta la semilla y alguien que cosecha. Y Jesús nos recuerda que es Él quien libera a la gente, no los exorcistas”.

Después de dos horas, pareció cansarse. Nos abrazamos, él me dio su bendición, y me fui.
Rosa canceló nuestra reunión, y la reprogramamos. 

Ella dijo que nos encontraría en Roma, y luego llamó unos minutos más tarde sonando enojada y frustrada para excusarse. 

Luego, a última hora de la tarde, llamó para disculparse.

Afirmó que había olvidado la fecha de nuestra reunión, pero le dijo a Francesco que estaba deseosa de volver a verme.

Ella preguntó si podríamos reunirnos con ella en Alatri, una pequeña ciudad cerca de donde ella vivía, 150 kilometros de sureste de Roma.


Salimos hacia Alatri a las 11:30 de la mañana. Rosa dijo que nos encontraría a la 1:30 en el parque público en la parte superior de la ciudad frente a la basílica.

1:30. Rosa no había llegado.

1:45. El calor era infernal y no había sombra. Fuimos a la basílica.

2:00. Volvimos fuera. Una media docena de muchachos perezosamente pateaban un balón de fútbol. No había otro movimiento.

Francesco llamó a Rosa en su teléfono celular. Ella respondió rápidamente, sonando enojada. “¿Dónde estás?”, gritó ella.

“Estamos en el parque” respondió Francesco. “¿Dónde estás?”

Estoy donde te dije que estaría en Santa María la Mayor, la iglesia de la plaza del pueblo“.
Empapados de sudor, caminamos de nuevo por la empinada carretera. La iglesia de piedra caliza de Santa María Maggiore domina la plaza pública.

Durante los siguientes 15 minutos estuvimos atrapados en una pesadilla viva.

Justo en la entrada, Rosa, su madre y Giuliano estaban sentados en unas sucias sillas de plástico.
Su madre estaba llorando. Giuliano se paró sobre Rosa, sujetándola con fuerza a su silla, una mano alrededor de su cuello y hombros, la otra alrededor de su cintura.

Estaba gruñendo y gritando, luchando por liberarse.

Pero esto no era Rosa. Era una criatura monstruosa, fea, desesperada, con una voz de grave llena de ira y angustia. Era la voz de los condenados.

Era mucho peor que durante el exorcismo, pero no había sacerdote para controlar su comportamiento.

La iglesia estaba vacía de otra manera que para este cuadro de horror.
Francesco y yo observamos atónitos en silencio mientras Rosa se deslizaba por el suelo, tirando de Giuliano y de la silla con ella.

Por un momento, me miró con una sonrisa malévola que nunca olvidaré.

Luego se produjo un gemido triste y doloroso cuando se derrumbó en un trance.

Entonces un rugido aterrador que estalló de todo su cuerpo. ¡RAAAAARRRRGGGGGHHH!

El color se le escurrió de la cara. Su pelo despeinado volaba salvajemente en todas direcciones.
Una saliva espumosa se formó en sus pálidos labios.

Hizo un agudo sonido de lamento, sobre el cual su madre me gritó, en italiano, “¡Devuélvanos la película!”.
.
A lo que Rosa gritó: “¡NO! ¡NO! NON VOGLIO”(No lo quiero.)

Se desplomó de nuevo, con expresión de lágrimas y exhausta. Giuliano (agarrándola con fuerza): “¡TU PELÍCULA NO DEBE SER VISTA!” 

Francesco, erizado, respirando con dificultad, lo tradujo todo rápidamente.
Rosa: “¡SI! SI IO VOGLIO” (Sí, quiero que se vea.)

La Madre dice: “¿Qué pasará con mi hijo si la película se muestra?”.

Me pareció extraño que ella se preocupara más por su hijo que por su hija, que estaba bajo su maldición.

Rosa gritó furiosamente de nuevo.

Traté de parecer tranquilo, pero estaba aterrorizado.


Le dije: “No voy a darle la película”.

Giuliano: “SÉ POR QUÉ QUIERE MOSTRAR ESTO. PARA HACER UNA FAMOSA PELÍCULA SOBRE SATANÁS. ¡A USTED NO LE IMPORTA SI AL MOSTRARLA ARRUINARA LA VIDA DE ROSA!” 

Los intentos de Rosa de liberarse del agarre de Giuliano estaban dirigidos hacia su madre, no a mí ni Francesco. Sus saltos y empujes se hicieron más violentos. 

Le dije a Francesco que les dijera que no había película. Era un video, en una pequeña tarjeta.
Pensé que no tendrían idea de lo que estaba hablando, pero Giuliano sonrió y dijo: “Oh, es una tarjeta SD. Debe traerla aquí y la quemaremos”.

“Nunca te daré el video” dije, alzando mi voz.

“Lo hice para mostrar el trabajo del Padre Amorth”. 

La Madre dijo: “Conseguiremos abogados, y lo demandaremos a usted y al Padre Amorth”.
Rosa: “¡¡¡IO SONO SATANA!!!” (¡Soy satanás!)

Giuliano: “Ella está poseída por Satanás. Si lo demuestras, será usado por los seguidores de satanás”.

Rosa (retorciéndose y pateando): “¡NO! ¡NO! Quiero que se vea. Quiero que se vea”.

Giuliano: “¡Si no nos la devuelves, te mataremos! ¡Satanás te matará! ¡Encontraremos a tu familia y mataremos a todos!”

Era la primera vez que alguien amenazaba mi vida.

Rosa había caído de nuevo en trance.

Miré directamente a la madre y a Giuliano: “No voy a mentirte. Nunca te daré el video“.

Me volví hacia Francesco: “Vámonos. Hemos terminado aquí. Y salí al calor abrasador. Francesco me siguió unos momentos después, y pude oír los gritos dentro antes de que la pesada puerta de madera se cerrara de golpe”.

Dijimos poco mientras regresábamos a Roma, el miedo y el sudor se había pegado a nosotros.


EL EPÍLOGO

Rosa desapareció del radar del Padre Amorth.

Ella no devolvió llamadas ni mensajes ni programó otro exorcismo con él.

Se creía que Giuliano y su hermano ahora tenían control sobre ella. 

Sería descortés decir que no tomé en serio su amenaza. El recuerdo de lo sucedido en Alatri flota en mi conciencia hasta hoy.

Mantuve la esperanza de que Rosa se viera nuevamente con el Padre Amorth y que la liberara de sus demonios.

Pero a finales de julio el Padre Amorth tuvo dificultad para respirar. 

Tuvo que cancelar sus citas y fue admitido en un hospital, donde le diagnosticaron una enfermedad pulmonar y una neumonía.

El viernes, 16 de septiembre, a las 7:37 pm, murió.

Cuando oí la noticia estaba devastado, como todos los que lo amaban.

Recordé algo que me había dicho: “¿Sabes por qué el Diablo me tiene miedo? Porque soy más feo que él.”

En Venafro, otra ciudad de ladera de menos de 12.000 personas, en el sureste de Italia, cerca de Alatri, según Roberto, un sacerdote realizó recientemente un exorcismo sobre Rosa.

En medio del ritual, el clérigo llamó al espíritu del Padre Amorth para la intercesión.

Rosa empezó a retorcerse y gritó: “¡NO! ¡NO LO LLAME!”. 

El trabajo del Padre Amorth y Rosa aún no ha terminado.